El Pasajero y Yo

Retrato por Enrique Pinín

Retrato por Enrique Pinín

¿Qué es El Pasajero?

Este blog va de las cosas que te pasan a ti y de las que me pasan a mí; de lo que hacemos y lo que pensamos; va de trabajar tu lado racional para aprender a gestionar más eficazmente tus emociones; va de abrir tu mente y tu perspectiva para que veas que todo se puede hacer de otra forma. Va de eso que se llama pensamiento divergente o lateral, de aquello que decía Einstein:

“Si quieres obtener resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”.

¿De dónde viene?

Este blog parte del convencimiento de que no hay una verdad única respecto a muchas cuestiones que tienen que ver con lo personal.

Arremete contra la idea de que sólo hay una posible respuesta para cada pregunta y pretende cuestionar todas y cada una de las cosas que, según me han dicho, son “lo bueno, lo correcto, lo apropiado”.

Quiere demostrar que para afirmar hay que dudar; va de desmentir y equivocarse, de rectificar y volver a intentarlo. Va de soltar lastre; de pensarlo dos veces y hasta tres o cuatro si hace falta.

Enraíza en el perspectivismo raciovitalista (no te asustes por el palabro, es algo que mola mucho), según el cual “somos insustituibles, somos necesari@s”:

“Cada hombre (y cada mujer) tiene una visión de verdad, lo que de la realidad ve mi pupila no lo ve otra. Cada individuo es un órgano de percepción distinto de todos los demás y como un tentáculo que llega a trozos del universo para otros inasequibles. Lo que para uno está en último plano, se halla para otro en primer término. En vez de disputar, integremos nuestras visiones en generosa colaboración espiritual, y como las riberas independientes se aúnan en la gruesa vena del río, compongamos el torrente de lo real. El chorro luminoso de la existencia pasa raudo: interceptemos su marcha con el prisma sensitivo de nuestra personalidad, y del otro lado, sobre el papel, sobre el libro se proyectará un arco iris”     (Ortega y Gasset).

Y esa es la parte de ti mism@ que debes rescatar. Deja de mirar las cosas a través de los ojos de los demás y vuelve a ver desde los tuyos.

¿A donde va?

Y todo esto con el objetivo de mejorar el equilibrio de tu mundo, de aumentar el tiempo que pasas siendo feliz o, en el peor de los casos, para disminuir significativamente el tiempo que desperdicias estando enfadad@, agobiad@ o triste. Porque tu tiempo es lo más valioso y limitado que tienes, así que más vale que lo aproveches al máximo.

¿Y cómo pretendo hacer eso? 

Ayudándote a pensar por ti mism@; a deshacerte de todas esas ideas dañinas que ni siquiera son tuyas; a ser crític@ en el sentido más constructivo posible; a hacerte más fuerte, más flexible, más reflexiv@, más dueñ@ de ti mism@ y de tus estados de ánimo.

Te pasas la vida trabajando para los demás y te olvidas de trabajar contigo, de tomarte tiempo y darte espacio: invertir más en ti y menos en todo lo demás. Se trata de tomar la decisión de ser como tú quieres y no como quiere esa arpía superficial que se llama Sociedad.

Trataré de ayudarte a replantear la forma en que te relacionas con el mundo, contigo y con los demás, eliminando los elementos tóxicos y los resortes  programados educacionalmente que suelen ser foco de problemas (los celos, el ansia de dominación, las expectativas, la tendencia a menospreciarnos, a herir a los demás cuando nos enfadamos y un largo etcétera). Comprender que la empatía y la perspectiva son elementos imprescindibles a la hora de minimizar la ira y la frustración. Querría acompañarte en el proceso de avanzar, crecer y comprender para borrar esos “troyanos” sociales y culturales que toman muchas veces el control de tu sistema operativo y te impiden ser más libre.

¿Por qué he creado este blog?

EscaladaNewPorque me encanta comunicar ideas; porque siempre he querido dedicarme a escribir y porque nunca me he atrevido a intentarlo. Porque he sido capaz de superar con éxito situaciones vitales muy complicadas sin rendirme. Desde las cosas más comunes, como superar una ruptura de pareja o dar el paso de irte a vivir fuera de casa aunque ganes una miseria, a superar la muerte de mi padre o padecer un cáncer a los 20 años y vivir para contarlo.

Todo el entramado de ideas que me han capacitado para ser una persona más plena, racional y feliz se sustenta en:

– Mis propias experiencias (estas que te acabo de contar y muchas otras).
– Mis estudios en Filosofía (refinar, potenciar y ajustar la capacidad de pensar, por mucho que se empeñen, sirve de mucho).

– Personas luminosas y clarificadoras que me ayudaron a enfocar mi visión de la realidad.

Todo ello me hizo darme cuenta de que lo que necesito para no dejarme arrastrar, confundir, hundir o manipular está en mí. Muchas personas tienen la tendencia a abanderarse como consejeros, coachers o guías espirituales, cuando sus vidas son justo lo contrario de lo que predican. Yo no pretendo abanderarme como nada: simplemente voy a compartir contigo mis teorías, mis pensamientos, mis estrategias, mis aprendizajes, mi filosofía… esperando que tú hagas lo mismo conmigo.

Soy una persona fuerte y luchadora que cree en lo que dice y lo aplica a su vida. Aunque si hay que decirlo todo, también soy un poco procrastinadora (es mi frente de batalla número uno), me cuesta tomar decisiones y conjuntar la ropa. No es que yo sea mejor que tú, ni más lista, sino que aprendí cómo se hacía. Y eso es lo que quiero compartir contigo.

¿Quieres ser un/a pasajero/a más?

Si crees que puedo ayudarte a pensar más y mejor, no dudes en SUSCRIBIRTE A LA LISTA DE CORREO. Te avisaré en tu bandeja de entrada cuando publique una nueva entrada (única y exclusivamente en ese caso, nada de “espames” ni cosas raras). ¿Te apetece? Pues pulsa sobre el botoncico  “sígueme” que encontrarás junto a mi retrato, un poco más arriba.

No dudes en contactar conmigo si te apetece. ¡Estaré encantada de conocerte!

Contacto: aninaanyway@gmail.com

2 Respuestas a “El Pasajero y Yo

  1. Anina, me encanta tu filosofía de vida. Muchas gracias por compartir tus experiencias. Un abrazo.

    Me gusta

    • ¡Hola Valeria!

      Disculpa que haya tardado en contestarte: normalmente pongo mucho cuidado en mimar y agradecer a cada persona que no sólo invierte su tiempo en leer estas divagaciones mías, sino que además se toma un tiempo extra para contestarme, hacer su propia aportación e incluso agradecerme, como has hecho tú. Y es porque el tiempo es lo más valioso y limitado que tenemos, y de verdad que valoro como se merece cada minuto que alguien me regala.

      La verdad es que la que tiene que daros las gracias soy yo, porque dais sentido a estas ganas terribles de comunicarme y encontrar personas que, o bien piensen como yo, o bien simplemente piensen y esto les sea útil de alguna manera.

      Cuando me dejaste estos cometarios estaba de viaje, haciendo el camino de Santiago, para recargar pilas y estirar otra vez los horizontes. Espero poder daros pronto lo mejor que me he traído en forma de post.

      Un abrazo enorme y, de nuevo, un millón de gracias. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s