UNA TORMENTA, UN CAPULLO Y SEIS FRASES DE EINSTEIN.

A la pregunta de ¿puede enunciar las ideas que han cambiado su vida?he contestado que SÍ y el polígrafo determina que… Digo la verdad.

He aquí el tronco principal del que salen todas las ramas.

NO SOY INMORTAL NI NECESARIAMENTE “DURADERA” (Las personas que amo por encima de todo, tampoco). – “Nosotros, los mortales, logramos la inmortalidad en las cosas que creamos en común y que quedan después de nosotros”.

Fotografía de Chema Madoz.

Fotografía de Chema Madoz.

La lección que ha condicionado la dirección del resto de mi aprendizaje: la más aplastante e irrefutable. A los 20 años me diagnosticaron un linfoma y aquellos meses de lucha lo cambiaron todo para siempre. Siete años después perdí a mi padre, el hombre más importante de mi vida, cuando él tenía  56. Aunque no nos gusta pensar en la muerte, cuando lo hacemos realizamos un cálculo de probabilidades que nos lleva a pensar que es algo lejano y que, fundamentalmente, les toca a otr@s. Pero verás… la salud no es el tópico del brindis de Navidad cuando no te ha tocado la lotería. Es la primera condición de posibilidad para el desenvolvimiento de tu vida. Sin embargo solemos descuidarla y anteponer a ella un montón de cosas, cuando deberíamos hacer lo que fuera por salvaguardarla. Y aún así, cualquier día podemos perderla sin opción a recuperarla nunca más. Por eso, cuando empequeñeces y ninguneas a tu “yo” del presente para servir a tu “yo” del futuro, a costa de renunciar a todo lo que desearías vivir hoy, los estás condenando a los dos. Vivas o mueras, fallas.

TEMPUS FUGIT” (El tiempo huye). – “No pienso nunca en el futuro. Llega demasiado pronto”.

SalvadorDalí

Esta lección se deriva de la primera fulminantemente, como el trueno que resuena inequívocamente tras el
relámpago
. Uno de los autores que mejor definió la responsabilidad que tenemos con nuestro propio tiempo fue Séneca, quien ya enunció como muchos otros harían después, que es la mayor riqueza del hombre:

“Mientras uno lo pospone, se pasa la vida. Todo lo demás lo tenemos de prestado, lo único nuestro es el tiempo. Es la única posesión, escurridiza y fugaz, que la Naturaleza nos ha dado, y nos lo hace perder el primero que quiere. Y tanta es la necedad de los mortales, que se consideran en deuda si obtienen bienes insignificantes y sin valor y que se pueden sustituir; mientras que nadie cree tener ningún deber para con el tiempo que se le ha dado, cuando ni siquiera una persona agradecida lo podría devolver”.

Cartas a Lucilio (Carta I – Valor del tiempo).

Ese otro gran sabio que fue José Luis Sampedro decía, a su vez, que:

El tiempo no es oro, el oro no vale nada. El tiempo es vida.

Y parecía así condensar en una sola frase aquella reflexión de Alan Watts sobre el tiempo y el dinero (que puedes encontrar completa en el vídeo publicado al final de este otro post):

“Si dices que ganar dinero es lo más importante pasarás la vida malgastando completamente tu tiempo. Estarás haciendo cosas que no te gustan para seguir con una vida que consiste en hacer cosas que no te gustan. ¡Es una estupidez! Es mejor tener una vida corta llena de las cosas que te gusta hacer que una vida larga vivida de manera miserable”.

CUANDO DECIDES NO DECIDIR, ESTÁS TOMANDO UNA DECISIÓN DRÁSTICA. – “Quien no ha cometido un error nunca ha probado algo nuevo”.

¿Te fías de las señales?Y después del rayo, sobrecogedor, la tercera idea se precipita como una fina lluvia que cala hasta los huesos. Dada la fragilidad de la vida y el límite impreciso del tiempo, tomar decisiones sobre tu propia vida se convierte en una tarea que no puedes delegar y a la que, sobre todas las cosas, no puedes renunciar. Solemos ampararnos en esa creencia de que el tiempo pondrá las cosas en su lugar, en nuestro lugar, en ese que a veces ni siquiera nos atrevemos a desear en voz alta. De lo que no nos damos cuenta es de que, al no decidir, estamos decidiendo ya. Al no elegir, al confiar el rumbo de las cosas a la arbitrariedad del tiempo, rechazamos un número infinito de opciones. Exactamente igual que si hubiésemos tomado una decisión drástica, pero confiando en que el tiempo sabe algo que nosotros no sabemos. La verdad es que el tiempo no sabe nada.

La mayor parte de las veces, cuando evitamos tomar una decisión, lo que nos paraliza es el miedo a equivocarnos. ¿Y si elijo el camino incorrecto? ¿Y si después tengo que comerme mis palabras? ¿Y si luego me arrepiento? Y entre que decides si te subes o no al tren, pasito para adelante y otro para atrás, como si estuvieses en una canción de Ricky Martin, al final te quedas plantad@ en la estación con cara de tont@. No renuncies a dirigir tu vida, aunque dé miedo.

ESTAR EQUIVOCADA O NO SABERLO TODO NO ES NINGUNA DESHONRA (ni va a mancillar mi honor, ni el de mis antepasados, ni el de mi potencial descendencia).“Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”.

ErrorY regada por esa lluvia providencial, la cuarta idea emerge de la tierra húmeda dispuesta a crecer hacia la luz. Y es que no sólo es el miedo a equivocarse, es el terror a tener que volver atrás y reconocer que te has equivocado. Y como ya he comentado en otra ocasión, eso de cometer errores está muy pero que muy mal visto. Crecemos fijándonos en unos referentes y unas figuras de autoridad que lo saben todo y, en consecuencia, nunca se equivocan. Tener la razón se convierte en una cuestión de honor y vamos a ser realistas… ¿quién va a saberlo todo? Y es más… ¿a quién le caen bien esas personas que no dan un paso atrás ni aunque todo el peso de la evidencia caiga sobre ellas?

Cuesta trabajo, hay que tragar saliva muchas veces y practicar mucho para hacerlo sin ira pero oye… Si te equivocas no pasa nada, siempre y cuando dejes de perder el tiempo avanzando (o estancándote) en esa dirección y rectifiques, que por algo es de sabi@s. Sobre el arte de abandonar me hacía repensar Nur en una de sus últimas entradas. Parece que, socialmente, el que abandona es un perdedor al que su elección se le ha quedado grande; pero quien sigue adelante en contra incluso de sí mism@ como un tráiler descontrolado hacia un precipicio… ese no tiene la cabeza llena de pájaros, ese sabe lo que quiere (lo sabe, pero… ¿lo tiene?). Pues parafraseando a Alan Watts, ¡es una estupidez!

VALE, SIEMPRE HABRÁ GENTE MEJOR QUE YO, PERO ESO NO IMPLICA QUE YO NO PUEDA SER LA HOSTIA. – “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la VOLUNTAD”.

MotivaciónY tras emerger la cuarta idea, la quinta sale de su tallo como una hoja de color verde brillante, como un pulmón que no solo va a ocuparse de hacer respirar a la nueva planta, sino que va a empezar a convertir el dióxido de carbono en derredor en oxígeno de primera calidad para que otr@s puedan respirar a través de ella. Apoyada sobre todos los anteriores supuestos comprendí que estaba posponiendo la responsabilidad sobre mi vida como quien pospone barrer las pelusas de debajo de la cama. Siempre he querido escribir y toda mi vida me han dicho que soy buena pero… ¡yo quería ser la mejor! Porque… ¿qué pasa si lo intento y no doy la talla? ¿Y si es un fracaso estrepitoso? ¿Qué sueño me quedará cuando quede patente que no soy la mejor y pase sin pena ni gloria por unas pocas retinas?

Lo que pasa es que este plan maestro tiene un fallo. Si no lo intento no fracaso pero… tampoco lo consigo. (Aquí el sr. Perogrullo estaría orgullosísimo de mi capacidad deductiva). No puedo compararme con los escritores/as que llevo admirando toda mi vida. No puedo pensar que mejor lo dejo porque nunca voy a saber contar una historia como solo sabe contarla Figueroa o convertir las cuestiones más áridas de la filosofía en literatura luminosa y resplandeciente, como Ortega.

No. Yo soy yo (y mi circunstacia, ya que hablamos de él). A lo que debo dirigir mi esfuerzo es a mejorar constantemente, a distinguirme del resto con mis propias señas de identidad. A perder menos tiempo en compararme e invertir más en redactarme. Así que desbloquea el modo sin abuela y empieza a creértelo: puede que no vayas a ser el mejor de tu clase, pero eso no significa que no puedas ser muy buen@ si implicas en ello toda tu voluntad.

VIVIR COMO DESEO NO ES UN IDEAL. LOS NÓMADAS EXISTEN Y, ADEMÁS, SON FELICES. – “Los que dicen que es imposible no deberían molestar a quienes lo están haciendo”.

Fotografía lacambrila.blogspot.com

Fotografía lacambrila.blogspot.com

Y por fin, a base de crecer en todas direcciones, buscar la luz y conquistar tu propio espacio, la sexta idea aparece en el punto más alto, como un capullo a principio de la primavera (sí, capullo, no te rías, que esto es muy serio). Dos cosas me hacen auténticamente feliz. Una ya te la he dicho, escribir; la otra ya te la imaginas. Viajar es la forma de vida más plena que conozco. Nunca me siento tan viva y tan predispuesta a morir en cualquier momento sin arrepentirme como cuando estoy vagabundeando por el mundo, mochila al hombro o alforja en bici. Y hasta no hace mucho concebía que para hacer lo uno a través de lo otro mis opciones eran:

  • Escribir guías de viaje y extorsionar al directivo de alguna editorial para que me las compre.
  • Escribir un Best Seller de esos que luego hacen la peli y sacan un montón de secuelas.
  • Escribir artículos a riñón la palabra para alguna revista de viajes molona.

La verdad es que todas me parecían bastante complicadas pero, sinceramente, no intenté ninguna. Porque un día Pablo, que lleva toda la vida soñando con vivir viajando sin tener que vender su tiempo al mejor postor, me dijo que había descubierto un blog que tenía que leer. Era de un tipo que había mandado a tomar viento su vida perfecta para cambiarla por la que de verdad quería tener. Este espécimen tan poco común se llamaba Ángel y nada más entrar en su espacio te ponía el cerebro a tope contándote cómo había creado un negocio pasivo online para irse a viajar por el mundo. Y ese era solo el principio de muchos otros textos, de muchas ideas y de muchas personas que vivían traviajando.

Este descubrimiento me llevo a otros y esos otros, a otros más. Lo que ha cambiado mi vida ya ha sucedido pero, en gran parte, está sucediendo y aún sucederá, espero, hasta que no haya más vida que cambiar.

—————————————————————————————

El rayo¿Y tú? Te hago la misma propuesta que me llevó a reflexionar y discriminar entre toooodas mis ideas cuáles habían sido las que habían ejercido como motor de cambios profundos en mi proyecto vital. ¿Te animas a compartir conmigo y el resto de lectores/as las que cambiaron TU vida?

Anuncios

26 comentarios

Archivado bajo Autodeterminación, Ideas, Reflexiones

26 Respuestas a “UNA TORMENTA, UN CAPULLO Y SEIS FRASES DE EINSTEIN.

  1. Me ha gustado mucho, ahora entiendo porqué rebosas siempre tanto optimismo.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, visitante misterioso… (aunque creo que te identifico).

      A veces reboso otras cosas menos bonitas, pero enseguida me convenzo de que no merece la pena.

      ¡Gracias por echar conmigo este ratito! 🙂

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Me ha encantado el punto de “Decidir no decidir”. No puedo estar mas de acuerdo. Y los demas tambien. Se nota que has conseguido ser consciente de lo valioso que es el tiempo, porque no es algo desligado o independiente de la vida: nuestro tiempo es nuestra vida y viceversa. Son la misma cosa!

    Me gusta

    • Me pones en un dilema, no sé se llamarte G o Galleta, jajaja. ¿Tú qué prefieres? 😀

      En cualquier caso estoy absolutamente de acuerdo contigo. Y esa idea es una de las principales puertas para que entren muchas más. Nunca viene sola.

      Lo de las decisiones para mí fue “decisivo” (nunca mejor dicho), porque soy tan indecisa que si no me obligo a tomarlas no cojo un tren de esos ni por equivocación. 🙂

      Mil gracias por la visita y mil más por dejar algo tuyo.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Yo también trabajo en el mío, para la semana que viene lo tengo fijo!! Tempus fugit es algo que yo también repito mucho, supongo que forma parte de la filosofía Carpe diem ❤

    Eres una chica increíble, yo no sé con quien te comparas tú porque para mi eres la polla con pan y cebolla mi niña…XD

    Te quiero ❤

    Chuuu!!

    Me gusta

    • Jolines Cuorelina… Me pillas así tontorrona, de otoño, con las defensas bajas; me fulminas con una sobredosis de esas de amor directo, sin cortapisas, y tengo que ponerme toda digna para no hacer pucheritos en el autobús… 🙂

      Tengo mucha lectura pendiente contigo, baby. Pero tú sólo puedes ser el postre para terminar con algo muy dulce cuando acabe de ponerme al día.

      Te quieros otoñales para que los lleves contigo.

      Muaaaa!!!

      Me gusta

  4. Me gustan todas tus ideas, pero me quedo con la de “Decidir no decidir es una decisión drástica…” y además es falsa, porque cuando no decides, ya estás decidiendo: decides que otros decidan por ti, y eso es de lo peor que puede pasar en la vida de una persona. Da pánico, sí, pero creo muy firmemente que la vida es un laberinto de decisiones infinitas…
    Un abrazo.

    Me gusta

    • Exacto: con todo lo que ya encuentras decidido de antemano cuando naces, cuando te educan, cuando te integras en un grupo humano, hasta cuando te mueres… Si cedes también tu capacidad de decisión es como si cedieses tu oportunidad entera de vivir.

      Me gusta la idea del laberinto pero de la vida yo diría que es un laberinto de opciones infinitas y finitas decisiones… ¿Qué te parece? 😀

      Para vencer ese pánico yo suelo anteponer uno peor: el que tiene que vez con la finitud de la vida y la imposibilidad para saber el tiempo que nos queda para desarrollarla. ¡Siempre funciona! Por eso estas ideas están tan íntimamente conectadas, surgiendo las unas de las otras: se necesitan mutuamente.

      ¡Gracias por volver entre versos y dragones!

      Otro abrazo para ti 🙂

      Me gusta

  5. Me ha encantado el post! Que pena que no te nos prodigues más…Estoy con Caro, eres la leche con magdalenas! Y desde luego escribir, no sólo escribes muy bien, sino que dices cosas densas, profundas y que van más allá de las tipicas pildoritas digestibles que abundan hoy en día…

    Para cuando un manual de raciovitalismo para sedientos? De veras que creo que hace falta mucha más filosofía (y no barata) para entendernos, para entender este mundo loco…

    Gracias por abrir una ventanita de tus experiencias a los demás. No sabía lo del linfoma y me reconozco en esa afirmación de que tanto cuando es ajeno como propio cambia la perspectiva de la vida de golpe.

    Me gusta

    • ¡Hola Migueeeeeeel!

      Jajajaja, ¿la leche con magdalenas? Eso sí que no me lo habían dicho nunca… Cuando se me acumulan los cumplidos es como si me emborrachase y me quedase un poco tonta..

      Valoro mucho que hagas referencia a la densidad de ideas. La verdad es que hay veces en las que pienso que lo que la gente busca es simplicidad (en un sentido no peiorativo, ya me entiendes) y que, aunque lo intente, nunca podré encajar del todo con ese concepto. Me va lo churrigueresco, qué le vamos a hacer. Por eso agradezco un montón tu comentario.

      Lo del “Manual de raciovitalismo para sedientos” me ha hecho abrir mucho los ojos, jajajaja, ¡es una ideaza! ¿Si me lo apropio como título me pedirás derechos? ^^

      En fin, que la que se deshace en agradecimientos soy yo.

      ¡He dicho! 😀

      Un abrazote.

      Me gusta

  6. No es bueno compararse y lo hacemos mucho, pero tu sin ninguna duda eres grande como los más grandes. Tus palabras abren los ojos, impulsan el corazón y quitan fuerza a esos miedos paralizantes. No decidir es una de mis grandes taras,y contigo intento vencerla. No somos inmortales, pero no nos dejes nunca!!

    Me gusta

    • Hola Lauri:

      Lo que tienen en común tus palabras y las mías es que las que sueles dirigirme tienen en mí el mismo efecto que describes. Desde los primeros posts, desde que empezaba a compartir con más miedo (paralizante) que otra cosa, tú me has impulsado no menos de lo que yo pueda haber hecho contigo. Por eso en este camino de darnos alas hemos estado siempre juntas y vamos reluciendo como por parte de magia, igual que esos fragmentos de profundo arte que tallas en la plata. Poco a poco nos vamos empoderando.

      Te prometo que no os dejo siempre y cuando no me dejes tú, bella.

      ¡Un abrazo muy grande!

      Me gusta

  7. ¿Las ideas que cambiaron mi vida? ¿Ideas o certezas? Podría coincidir contigo en todas, pero me llevas ventaja. Yo tardé más en darme cuenta de ellas aunque se que siempre estuvieron ahí.

    Que no somos inmortales y además que la vida no es siempre larga lo comprobé pronto (mis hermanos antes, yo soy el mayor), tenía dieciocho años cuando a mi padre se lo llevó un cáncer y como era la persona que más quería en el mundo sentí que la vida no era eterna ni justa. Este hecho y el comprobar a lo largo de los años que la fatalidad no se esconde tras ninguna enfermedad si no que te sorprende cuando menos lo esperas y sin que haga falta que pongas de tu parte, me hizo ver que hay que ser consciente de cada momento que pasamos vivos. Esa certeza enlaza directamente con la de que el tiempo es valioso, pues sí, más que el oro.

    Cuando decides no decidir estás tomando una decisión drástica. De acuerdo, es además la peor de las decisiones. Me di cuenta cuando cumplí los cuarenta, sí, cierto, la crisis de los cuarenta existe, al menos en mi caso. Hice repaso de mi vida y vi que ya había hecho todo lo que se espera que haga una persona que sigue un modo de vida convencional, el que imita al de la mayoría de nuestros padres y la gran parte de nuestra sociedad. Consigues un trabajo, compras un piso, te cargas con una hipoteca, te casas, tienes hijos, tienes coche… pero algo falla, no eres feliz. Así que como la vida no es eterna y eres consciente y tienes la sensación de que como sigas así se te pasará y te reprocharás no haber tenido el valor de coger el toro por los cuernos, mejor decidir.

    He decidido, equipaje ligero y sin coche, ¡Dios mio, qué alegría!, a cambio tengo tres bicis que me hacen muy feliz.

    Y con esa felicidad me quedo, la vida es mucho más sencilla de lo que nos venden, hay que simplificarla, se puede vivir con menos, hasta debería ser una obligación hacerlo. Y el que quiera viajar que viaje, el que quiera escribir que escriba, el que quiera estudiar que estudie, que cada uno haga lo que quiera o pueda pero que sea consciente de lo que hace y porqué lo hace.

    Carpe diem.

    Me gusta

    • Hola Jose:

      Siempre me emociona leer comentarios como el tuyo, donde el lector se implica y deja parte de sí mismo, sumándolo al propio contenido del post y haciéndolo algo mucho más grande y valioso. Puede que te lleve ventaja en alguna cosa, pero desde luego tú aprendiste algunas de las duras con más anticipación. Es curioso que menciones el tema de la justicia, porque cuando escribía varias veces me planteé incluir esa idea de que “la justicia es un concepto exclusivamente humano”: no existe como tal en la Naturaleza, sólo en nuestra realidad ideológica, cultural y social. Y de hecho, sólo como idea, porque madre mía, cómo está el percal… Bueno, vuelvo, que me pierdo divagando… 😀

      Por otra parte, es mucho más difícil lo que tú hiciste. Al fin y al cabo, yo he ido construyendo mi vida en base a estas ideas pero tú ya tenías una hecha en base a otras y, al darte cuenta de que no era la que te hacía feliz, tuviste la valentía de demolerla para dejar espacio a la que en verdad deseabas. Lo de las tres bicis al lado del coche… una maravilla, ¡home va! ¡No hay color! Jajajaja. Yo por no tener no tengo ni carnet de conducir… ^^ Y esa otra referencia a la vida más sencilla, más minimalista, otro punto en el que coincido totalmente contigo.

      Muchísimas gracias por tu aportación, me ha encantado de verdad. Además, eres un buen escritor y eso se nota. No dejes de volver siempre que quieras, aquí tienes tu casa.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

      • Te iba a soltar un rollo sobre la justicia divina, la religión, los karmas y sobre si es más difícil lo que yo hice o lo que tú haces, pero ya habrá tiempo.

        Si te voy a hacer un apunte sobre el vídeo de Alan Watts que había visto hace tiempo y con el que estoy completamente de acuerdo, y sobre uno de los momentos clave de nuestra vida que es cuando dirigimos nuestros estudios hacia lo que esperamos será nuestro futuro, por supuesto no pensando en nada más que en llegar a tener un trabajo remunerado y sin imaginar siquiera que se pueda ser feliz en él.

        Tendría diecisiete o dieciocho años cuando en una clase de tecnología (yo estudiaba en el CEI de la Laboral), el profesor, Emilio Goñi, nos dijo que no pensáramos que por estar estudiando Formación Profesional íbamos a acabar trabajando en un taller. -La mayoría tendréis otros trabajos que no tendrán nada que ver con lo que estáis estudiando- decía. Y ciertamente con razón desde la tarima, desde la atalaya de su experiencia. En aquel momento creo que fuimos mucho los que nos sorprendimos porque no veíamos más allá y nos parecía absurdo estar entonces estudiando algo que no nos iba a servir en el futuro pero evidentemente fue así. Hubiese agradecido en aquel momento un profesor, sólo uno, que nos dijera lo mismo que Alan Watts porque lo difícil es verlo desde el pupitre.

        Volveré porque me gusta la gente que contagia vida y que escribe tan bien.

        Gracias.

        Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti. Por compartir tus experiencias y por tomarte el tiempo de leer las mías. Y por esas palabras, pura vida y aliento, que para mí son tan importantes.

      Me gusta

  8. Silvia

    Puedes poner bien tranquila el botón “abuela modo on” porque escribes estupendamente.
    :))
    Hubo una época de mi vida en la que estaba bastante metida en foros. De ahí surgió con fuerza la moda de los blogs, Muchos de los participantes nos hicimos el nuestro, aunque luego murieran en el ciberespacio.
    Había gente muy interesante que escribía muy bien, y puedo asegurarte que he leído bastantes, y que tú eres una de las personas que mejor escribe y que más me llega lo que cuenta y cómo lo hace.
    Porque una cosa es escribir bien o muy bien, y otra conseguir transmitir a los demás, o que resuene en el lector lo escrito, Logrando de esta manera enganchar y hacer reflexionar de forma inteligente y entretenida, sin buscar el halago ni depender de él.
    ¡Con personalidad propia!
    Desde mi rinconcito de lectora, y reconociendo ser inconstante, y no haberme leído más que unos cuantos post, te percibo brillante, con las ideas claras, inteligente, reflexiva, madura, coherente, interesante, sensible, comprometida con las causas en las que crees, culta, honesta, agradecida, sensible, amigable, luchadora y valiente…
    Eso referente a tus miedos de no ser lo suficientemente buena escribiendo.
    Respecto a mi te diré que el ser una persona impulsiva me ha llevado a vivir situaciones preciosas, incómodas, surrealistas, inesperadas, graciosas, temerosas y normales, pero todas ellas, tanto buenas como malas, y unas más que otras, han ido forjando mi personalidad a lo largo de los años, me han dejado lecciones, y han hecho de mí lo que soy HOY.

    La gran maldición que recae sobre mi es que tengo una memoria de pez que me hace olvidar casi hasta cómo se escribe mi apellido. Y aunque esto tiene sus ventajas porque vives sin rencores y sin un peso excesivo del pasado, a la vez que mantienes cierta capacidad de sorprenderte, puede llegar a ser muy frustrante en muchos aspectos del día a día, pero te crea la necesidad de desarrollar una intuición de supervivencia y a valorar más la sabiduría que el conocimiento (suerte tú que cuentas con los dos)

    Sigue con tu proyecto. En este mundo necesitamos más filosofía de la buena, (como apuntaban en otro comentario) y menos copi/pega en serie.
    Un abrazo
    Silvia
    ;))

    Me gusta

    • Jolines Silvi (mira, ya me has hecho decir “jolines” 😀 )… Me has hecho sentir un montón de cosas con tu comentario y todas buenas. El hecho de que a través de mis posts puedas tener de mí esa imagen tan bonita, por un lado me maravilla y por otro me llena el pecho de una sensación indescriptible. Es cierto lo que dices, trato de no depender del halago ni temer la crítica: busco mover el pensamiento de la persona que me lee y eso, realmente, es todo lo que necesito.

      Pero cuando recibes un aluvión como este, tantas palabras lindas… ¡una tiene que ser de piedra para no temblar como una hoja! Siempre has aportado grandes cosas en cada comentario: ideas, opiniones, perspectivas, experiencias propias… El blog se nutre de personas como tú, y yo también. Y por lo que respecta a este en concreto, me has ayudado mucho a terminar de reducir esos miedos a su mínima expresión. Tengo muchísimos defectos también, claro, pero a veces nos fijamos tanto en nuestras cosas malas que cuando alguien nos pasa sus gafas y nos vemos por un momento desde sus ojos, siendo exactamente la persona que queremos ser… lo que se siente no se puede describir con palabras, por muy bien que una escriba.

      Yo también tengo una memoria de pez de lo peor (¡en eso también nos parecemos!) pero lo que aquí has dejado escrito… Eso no se me va a olvidar. De ninguna de las maneras.

      Muchísimas, infinitas gracias, por comprender que para mí este tipo de cosas marcan una gran diferencia y hacen que todo tenga sentido.

      Parafraseando a la todoamorosa Caro (arriba presente):
      Eres amor.

      ¡Un abrazo enorme!

      Me gusta

  9. Silvia

    Todas merecidas, te lo aseguro!!
    Todos estamos compuestos de luces y de sombras, pero es bonito cuando los demás saben ver tu luz porque parece que se hace todavía más brillante.
    Soy una gran defensora del AMOR UNIVERSAL y vivir desde la coherencia y los buenos sentimientos, y al igual que dicen que una sonrisa enriquece al que la da y al que la recibe y no empobrece a nadie, el reconocer los valores ajenos desde la honestidad y el aprecio, engrandece tanto al que lo emite como al que lo recibe, así que gracias también por la parte que me toca…
    ;))
    Un beso

    Me gusta

  10. ¡Hola Anina! 🙂 Me encanta este post, creo que de todos los que he leído es el que más me ha gustado 😉 En muchas cuestiones me veo muy reflejada y, en otras muchas, reflexiono bastante o me recuerdan cositas que, con el día a día, a veces se me olvidan. Fue genial conocerte y os esperamos siempre 😀

    Aunque creo que ahora estás con un nuevo proyecto, aprovechando que compartieron con nosotros el Premio Conóceme, queríamos animar a nuestros seguidores a que descubrieran este blog y se convirtieran en pasajeros 😉

    http://lachicadelramo.wordpress.com/2014/12/01/diciembre-nuevos-retos-y-sorpresas-como-el-premio-conoceme/

    ¡Un abrazo grandote! Estaremos atentos para descubrir el nuevo proyecto 😛

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola preciosísima!

      Muchísimas gracias por elegir mi blog entre tus ocho ganadores. Me ha encantado tu manera sencilla y a la vez profunda de explicarlo. Cuando la gente me pregunta de qué va el blog, me cuesta horrores definirlo y al leer tu descripción pensé: “¡esta chica lo entiende mejor que yo!”, jajajaja.

      Aunque hayamos estado en medio de una guerra, a veces a una se le olvida que un día se sintió tan frágil y tan inclinada hacia la mortalidad. Yo intento recordármelo muchas veces.

      Tengo dudas sobre qué hacer con el “Conóceme”, porque El Pasajero ya va a la deriva, pero tengo miedo de que la iniciativa pierda fuelle si espero a publicarlo en el nuevo… Ayyyy, ¡qué indecisa siempreeeeee!

      ¿Tú cómo lo ves? 😀

      Le gusta a 1 persona

      • ¡Hola Anina! 🙂

        ‘El Pasajero’ es muuuy guai, así que estoy segurísima que el nuevo blog también lo será 😀 Y ya me he comprometido con la no-vestimenta de la batamanta, así que no hay marcha atrás jejeje 😛

        Y sobre el ‘Conóceme’, nuse nuse… La despedida de ‘El Pasajero’ fue muy guai, así que quizás lo guardaría para el nuevo proyecto 😉 Pero como veas, seguro que quedará genial en cualquiera de los dos sitios y ¡así te conoceremos un pelín más! 🙂

        Esperamos con ansias leerte de nuevo y que nos hagas reflexionar sobre muchas cositas. De verdad que tus palabras me han recordado ideas que forman parte de mi pero que se me olvidan de vez en cuando (y me da una rabia después… jejeje). Porque son ideas importantes y a las que quiero hacer más caso que a la locura del día a día. Así que muuuuchas gracias 🙂

        ¡Un abrazo grandote!

        Me gusta

  11. Pingback: ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO POR VIVIR LA VIDA QUE QUIERES? El último pasaje. | El Pasajero

  12. Liz Elena

    Me haz flechado, llevo leyendo tu blog todo el día y no estoy muy segura de como di contigo pero necesitaba leerte , no pudo haber sido mejor momento que este para encontrarte!

    eres completamente linda, es un placer leerte 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Liz:

      Lo que me han provocado tus palabras es felicidad en estado puro. No sé si mis pensamientos te han ayudado de alguna forma, pero tu comentario es como una inyección de adrenalina directa al corazón. Gracias a ti hoy se ha hecho un poco más grande, más valiente y más lleno..

      Yo tampoco sé cómo has llegado, pero está claro que tenías que llegar 🙂 Y te agradezco muchísimo que me lo hayas hecho saber. En cuestión de días abriré un nuevo blog y dejaré de publicar en este. Sería un honor si quisieras venir conmigo. Publicaré aquí la nueva dirección.

      ¡Un abrazo enorme!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s