CINCO COSAS QUE DEBES (Y NO DEBES) HACER ANTES DE LOS 30

Si te digo la verdad creo que la gran mayoría son aplicables a todas las edades pero… El post va de los 30 porque son los que me han caído encima. Cuando cumpla los 40 ya veremos cuáles siguen en la lista.

 

COSAS QUE DEBES HACER:

Avolar1. INDEPENDÍZATE (SAL DE CASA DE TUS PADRES).

Si este punto es el primero no es por casualidad, esto es MUY importante. Pocas cosas cambiarán tanto tu forma de vivir, de pensar, de valorar, de valerte por ti mism@… La independencia aporta un grado de aprendizaje que no puede alcanzarse de ninguna otra manera. No hace falta que te vayas a vivir sol@, ya sé que los tiempos están muy mal. Yo llevo 10 años llevando una vida independiente pero compartida y quizá me queden unos cuantos más: renuncia a los gastos vacíos (realmente te hace falta poco para vivir). Pide becas, ayudas, trabaja los fines de semana: hazlo como sea, pero hazlo. Y por supuesto evita por todos los medios ser uno de esos casos extremos e incomprensibles: el que ya tiene piso propio y no se independiza porque, para tener más gastos y estar sol@… para qué…

2. HAZ UN VIAJE QUE TE CAMBIE.

No vale irse una semana a Ibiza o Benirdorm: esto también puedes hacerlo, claro, pero no te quedes ahí. Ve a un sitio donde la cultura sea diferente, donde las condiciones de vida sean distintas y más complicadas, donde tengas que preocuparte por el alojamiento y la comida y darles valor. Carga con tu equipaje: viaja como mochilero o equipa la bicicleta con unas alforjas, aprende cuál es el peso real del exceso. Vete sol@, habla con toda la gente que te encuentres, oblígate a entenderte en otro idioma (aunque no lo hables), oblígate a confiar, conoce a más personas como tú y a otr@s que no tendrán nada que ver… O vete con otra persona y aprende a ceder, a negociar, a consensuar y a compartir intereses, a convivir, a encontrar independencia en la compañía constante. Cuando algo haga click en tu cabeza, cuando veas el mundo de otra forma, cuando abras nuevas perspectivas y horizontes, sabrás que ese ha sido el viaje.

3. FóRMATE EN LO QUE DE VERDAD TE GUSTA.

(Fuente: My choice or the highway)

(Fuente: My choice or the highway)

Puede que hayas tenido que decidirte por unos estudios que no te gustan por obligación, por supervivencia, por pragmatismo… por lo que sea. Nadie es quién para juzgar tus decisiones salvo tú mism@. Pero no te prives de formarte en lo que de verdad te gusta. Hay montones de formas de aprender: sé autodidacta, haz cursos, contacta con estudiantes o entendid@s en el tema que tengan las mismas ganas de aprender y compartir… Internet te lo pone muy fácil y la educación no reglada, aunque no te aporte un título, te dará la posibilidad de tener los conocimientos que siempre quisiste, de ahondar en los aspectos de la realidad que te apasionan y te mueven. Y si eres afortunad@ y puedes decidir, no elijas el camino fácil de la carrera con salida, porque al final ni es fácil ni tiene salida. Sé valiente y amuebla tu cabeza para ser la persona que quieres. Así te darás la oportunidad de dedicarte a lo que realmente te quieres.

4. SÉ PARTE DE ALGO GRANDE.

Aquí hay dos posibles alternativas, dependiendo de tu grado de iniciativa y de compromiso. Entra a formar parte de un proyecto o movimiento ya creado o crea tú mism@ uno que consideras que puede ser útil para el resto del mundo. Implícate en movimientos sociales o artísticos, inicia o colabora actívamente en proyectos solidarios, haz un voluntariado, sé una pieza útil no en el entramado del sistema sino en el de tu propia vida. Utiliza tu talento, pon tus habilidades y tu energía al servicio de algo que te trascienda y que sea mayor que tú, aségurate de mejorarlo y de crear valor: deja algo detrás de ti de lo que te sientas orgullos@, conviértete en un canal, en un intermediario. Intenta dejar el mundo mejor que lo encontraste: es un sentimiento que merece la pena experimentar.

 

AFRICA+0275. BUSCA TU PROPIO CAMINO.

No aceptes sin rechistar las etapas preestablecidas, piensa antes de cada decisión si realmente es lo que tú quieres ser o lo que te han dicho que debes hacer. Sé crític@, no hagas lo que hace todo el mundo sólo porque “todo el mundo lo hace”, no creas que la mayoría tiene más razón, olvídate del qué dirán, busca la diferencia, establece como criterio tu propia felicidad. Intenta cosas nuevas, piensa lateralmente, no te frustres si no cumples con los objetivos de la sociedad, busca influencias alternativas, escucha a quienes lo intentaron y lo consiguieron, escucha a los que fracasaron y aprende de sus errores (no te preocupes, hay mucho otros que podrás cometer tú sol@). Encuentra a los que van en tu dirección y crece con ell@s; trata de abrir nuevos caminos en la medida de lo posible o elige los menos transitados.

 

COSAS QUE NO DEBES HACER:

1. RENUNCIAR A TUS IDEALES.

Los ideales no son cosa de universitari@s: son para la gente viva, despierta e inconformista. Se afinan y se objetivan con la edad, adquieren el tinte de lo posible gracias a la experiencia, y tu capacidad para perseguir tus sueños será tan longeva como lo sean ellos. Pueden y deben cambiar con el tiempo, pero tienen que seguir perteneciendo al terreno de lo ideal, manteniendo el espíritu de superación y constante mejora. Si tienes la suerte de alcanzarlos, no te des por satisfecho: ve un paso más allá y lucha por extenderlos, por convertirlos en una forma de vida. No dejes que los quiten, mucho menos con discursos sobre poner los pies en la tierra y madurar: da a cada término tu propio significado y aprópiate de él. Lo que suele entenderse por madurar no tiene que ver con alcanzar la cúspide de tu desarrollo personal, sino con aceptar un papel idéntico al de los demás dentro de la rueda.

2. DEJAR DE APRENDER COSAS NUEVAS.

El hecho de seguir aprendiendo es una de las cosas que te garantiza que no te estancarás, que seguirás ampliando tus horizontes, que seguirás probando cosas nuevas. Puede que hayas oído alguna vez eso de que cuanto más sabes, más consciente eres de lo que ignoras: no dejes nunca de alimentar esa conciencia porque así nunca serás una de esas personas que creen que lo saben todo. No dejes de someter a revisión constante tus opiniones y creencias. Explora nuevos ámbitos, no quieras tener la razón aun cuando sepas que no la tienes. Cuanto más aprendas más fácil te será reconocer que hay otros puntos de vista, que no todas las preguntas tienen una única respuesta. Sigue haciéndote preguntas y sigue preguntando a los demás. Conserva intacta la curiosidad y tu capacidad de asombro.

3. HIPOTECARTE.

Forges

Forges

Te sobra tiempo para atarte a un banco, para vender tus otros sueños a un altísimo interés. No estás perdiendo dinero sivives de alquiler: quienes lo están perdiendo son los bancos. Así seguirás teniendo la posibilidad de moverte, de buscar en otras partes, de habitar otros lugares diferentes. No te pongas tu sol@ los zapatos de cemento, date tiempo para pensar y ocupar tantos espacios como puedas. Y cuando hablo de hipotecas no me refiero sólo a comprarte un piso a costa de muchos sacrificios, sino que también pienso en el coche, en los plazos de los muebles y los electrodomésticos, en el trastero y la plaza de garaje, etc. No pidas créditos que no puedes pagar para comprar cosas que no necesitas. No cedas a las presiones, no identifiques el éxito con poseer algo que realmente te esté poseyendo a ti, no dejes que te convenzan de que si no compras el piso ahora estarás pagando hasta los 60. No tienes por qué vivir así: la opción es tuya.

4. BUSCAR LA ESTABILIDAD TOTAL.

Es un mito muy extendido y que probablemente tiene mucho que ver con el modo en que se vivía en otras épocas que a los 30 ya tienes que tener todos los aspectos de tu vida en orden, asegurados, bien atados y debes estar llevando una vida convencional (modelo de vida que muchos llamarán “adulta”). Es probable que te hayan dicho que a los 30 años debes tener un trabajo fijo, la casa y el coche del punto 3, una pareja estable con la que preferiblemente deberás haberte casado y tener hijos, establecer una rutina de vida fija y tener muchas, muchas cosas; cuantas más mejor. Pues yo me he liberado de esa presión y creo que tú también deberías hacerlo. No hace falta que hagas ninguna de esas cosas: estás a tiempo de emprender lo que quieras, no hace falta que lo tengas todo hecho ya antes de que se te pase el arroz. No eres una paella.

5. PENSAR QUE YA ERES MAYOR PARA…

Esta es la mejor manera de cortarte tú solit@a las alas. No eres demasiado mayor para nada. Las etapas vitales que se corresponden exactamente con la edad son plantillas predeterminadas a las que no tienes por qué adaptarte si no te gustan. Sigues estando en un momento perfecto para empezar cualquier cosa que desees. Y al que te diga que ya eres mayorcit@ para eso, tú dile que ya es mayorcit@ para tragarse todas esas chorradas de la edad.
¿Sabes todas esas cosas que te arrepientes de no haber hecho? ¡Pues ahora es el momento perfecto para hacerlas!
—————————————————————-

¿Quieres añadir algo más a la lista? ¿Qué te dice tu experiencia?

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Autodeterminación, Reflexiones

12 Respuestas a “CINCO COSAS QUE DEBES (Y NO DEBES) HACER ANTES DE LOS 30

  1. Me gusta muchisimo tu lista. Tengo bastante anitos más que tu pero las cosas para hacer y no hacer – como tú dices – sirven para todas las edades porque son proyectos para toda la vida. Un abrazo

    Me gusta

    • ¡Claro que sí! El último punto es el último para que sea esa idea la que se quede flotando en tu mente. ¡No eres mayor para…! Siempre es el momento perfecto porque lo auténticamente determinante es la disposición propia, mucho más poderosa que el momento.

      Muchas gracias, Myri.
      ¡Un abrazote!

      Me gusta

  2. Ay, mi niña, me ha encantado lo de que “no eres una paella”…jajajajaja

    Pues si, me he pasado mucho tiempo agobiada porque pasaba el tiempo y no tenia ningún tipo de estabilidad, ves a la gente a tu alrededor y piensas que algo va mal contigo, pero no neni, al revés todo va perfecto contigo. Tu libertad, tu poca estabilidad lo único que hace es fortalecer esos “músculos” internos que lo demás tienen atrofiados por no usarlos en su anestesia general.

    Me ha encantado tu post y espero que hayas pasado un muy buen feliz cumpleaños ❤

    Chu!!!

    Me gusta

    • ¡Es que es verdad! Qué presión con el arroz, madre mía… Si fuese una paella viviría de lo más tranquila: sólo tienes que pensar si te pegas o no, si estás cogiendo bien el sabor de los mejillones… Jajaja, en fin…

      Hay mucho que pelear porque hay gente que te quiere y que no está dispuesta a cambiar de idea sobre lo mal que estás gestionando tu vida, pero bueno, es una elección fácil entre vivir el presente o vivir el futuro. Hay quienes nos negamos en vivir pensando en la jubilación, en tener donde caernos muert@s (¿y por qué me voy a morir yo con lo lozana que estoy?), en que algo tendrás que dejarles a tus hijos (¡pero si todavía no sé si me voy a reproducir! ¿¡Qué hijos!?). Pero oye, se va llevando… qué remedio.

      Gracias como siempre por sumar y hacer del todo algo mayor que la simple suma de las partes. ¡Fue un cumple genial! A ver cómo lo supero el año que viene… xDDD

      Abrazos constrictor.

      Me gusta

  3. Carmen Rodrigo

    A mi me han gustado mucho los zapatos de plomo. Una vez que te los pones ya no te los puedes quitar,
    En general me ha encantado todo el articulo. Enhorabuena es suoerbonito. Un abrazo Aninna.

    Me gusta

    • ¡Hola Carmen! ¡Bienvenida!

      Me alegra muchísimo que te haya gustado el post y te agradezco infinitamente que te hayas tomado un rato para comentar y hacérmelo saber. Respecto a los zapatos de cemento supongo que lo que te ha gustado es la comparación y no los propios zapatos, ¿no? Jajajaja…

      ¡Un abrazote!

      Me gusta

  4. Silvia

    Jajajaja
    Ni paella ni muerta antes de morir!!!
    Soy intemporal… Hoy tengo 17 años
    Una intensa noche llena de risas y recuerdos con amigas del instituto (a una de ellas hacía 20 años que no la veíamos) te hace sentir la fuerza de la ilusión, el poder de la mente para conectar con nuestro interior y rememorar etapas pasadas que forman parte de nuestro SER.
    Para rescatar nuestra niña interior y abrir el baul de los recuerdos, de los tesoros y de los sueños cumplidos y por cumplir…
    Conservar la esencia de lo que más te gusta y te hace estar cómoda en tu piel, ser consciente de la impermanencia y del poco poder de nuestros fantasmas cuando no los alimentamos y confiamos en nosotros mismos y en los demás.
    Y ser valientes para tomar decisiones, aunque a veces sean arriesgadas, pero que escribirán tu propia historia y no la historia previsible y aburrida que esperan leer muchos otros…
    La losa del convencionalismo pesa lo que nosotros estemos dispuestos a aguantar en alto o decidamos dejar caer, y la losa de la edad es la más limitante, una verdadera asesina de sueños e ilusiones…
    Por eso hoy elijo tener 17 años y sentirme loca y divertida, y otras veces cambiar el número y sentirme sabía y satisfecha con lo que ha sido hasta ahora mi vida…
    Pero espero no perder la capacidad de sentirme siempre dueña de mis elecciones, con ilusión para disfrutar del camino que elijo, y con la sensatez de sentirme viva en vida y no muerta antes de tiempo…
    ;))
    Un beso
    Silvia

    Le gusta a 1 persona

  5. Me ha encantado este post! Yo me acerco a los 30 (este mes me caen 29) y hace tiempo que tengo un bajón tremendo porque nada se ha desarrollado como yo imaginaba y he pasado una temporada de resignación muy chunga ¡pero creo que ya veo la luz al final del túnel!
    Resulta que llega una a una edad en la que es difícil encontrar el camino, pero hay que intentarlo, echarle un par de ovarios y seguir.
    Muchas gracias por tu post, me ha molado mucho leerlo, en serio 🙂

    Me gusta

    • ¡Hola Esculapia! (Jajaja, me encanta)

      Estos comentarios sí que molan… Aquellos en los que alguien te hace saber que no sólo le ha gustado lo que cuentas, sino que ha ido un paso más allá y le ha tocado alguna fibra. ¡Y más aún! Ha influido aunque sea levemente en mejorar el estado de esa fibra…

      La verdad es que a mí nunca ha llegado a angustiarme realmente esa presión de ciclo y lo que digo en este post, lo digo absolutamente convencida y segura porque no sólo es lo que yo creo, es lo que yo hago. Y eso no me hace ni mejor ni peor, sólo consciente. Yo me acepto y aunque la aceptación de los demás no vamos a negar que tiene peso, es accesoria. Y en este sentido sólo somos responsables de no defraudarnos a nosotras mismas: cada cual que lidie con sus expectativas como defiendo en este otro post:

      https://pasandopasajes.wordpress.com/2014/03/25/yo-expectativo-tu-expectativas/

      Muchísimas gracias a ti por pasarte por aquí y darme esta alegría. Como tú dices, es difícil encontrar el camino, pero a mí estas pistas me hacen pensar que estoy en el adecuado.

      Por cierto, también me ha encantado ver que eres vegetariana, ¡otra cosa que tenemos en común!

      ¡Un abrazoooooo!

      Le gusta a 1 persona

  6. Sandra Ricardo

    Que bueno esto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s