LO QUE SIGNIFICAN LAS ÍTACAS

Ítaca3Hay un lugar que desde hace ya mucho tiempo y cada vez más, por diferentes motivos, se ha convertido para mí en un símbolo. Un lugar que representa el espíritu de lucha, el rechazo definitivo de la rendición, la materialización de toda una forma de vivir y de pensar. Ese lugar es Ítaca, el reino de Ulises, el lugar al que durante años trató de volver incansablemente, luchando contra los dioses y toda clase de seres y circunstancias cuyo único propósito era evitar que lograse su objetivo. Ulises era un hombre poco convencional, que prefería utilizar la inteligencia siempre antes que la fuerza y creo que, el mayor desafío al que tuvo que enfrentarse, fue al de no darse por vencido a pesar de que todo a su alrededor confabulaba para que nunca alcanzase su meta. Y pienso que muchas veces no son los dioses los que se nos interponen. Somos nosotros mismos, sin más, y yo soy un claro ejemplo de ello, de cómo he ido posponiéndome, aletargándome, diciéndome que los otros son mejores, que ya llegará el momento, que Ítaca está muy lejos y que como voy a llegar yo allí con la que está cayendo. Pero justo a tiempo, antes de traspasar esa barrera imaginaria de los 30, arribé a estas costas.

Hace algunos años conocí el poema “Ítaca”, de Constantino Cavafis, y aquel texto me conmovió e hizo en parte que confirmase mis sospechas, en parte que cambiase mi comprensión de la Odisea (y por extensión, de todas las demás Odiseas que habría de emprender). Hoy me gustaría compartir este texto con vosotros porque hoy, a sólo dos semanas de cumplir esos 30 años, os escribo desde Ítaca. Y aunque ya hace tiempo que sé lo que significan las Ítacas, este momento es realmente importante en mi vida a un nivel muy profundo y personal. Quizá también tú seas capaz de descubrir en él lo mismo que yo descubrí, aunque después me gustaría hablarte un poco de su significado o, al menos, del que para mí encierra aquí y ahora.

Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca,
pide que el camino sea largo,
lleno de experiencias, lleno de conocimientos.
A los Lestrígones y a los Cíclopes,
al encolerizado Poseidón no temas,
tales cosas en tu camino nunca las encontrarás,
si tu mirada permanece alta,
si una escogida emoción a tu alma y a tu cuerpo les guía.
A los Lestrígones y a los Cíclopes,
al fiero Poseidón no los encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si tu alma no los coloca delante de ti.
Desea que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que con cuánta satisfacción, con qué alegría
entrarás en puertos por primera vez vistos.
Haz un alto en los mercados fenicios,
y adquiere hermosas cosas, nácares y corales,
ámbares y ébanos, y sensuales perfumes de todas clases,
los más abundantes y sensuales perfumes que puedas.
Visita muchas ciudades egipcias,
aprende y aprende de los instruidos.
Siempre en tu mente ten a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no precipites el viaje en absoluto.
Es mejor que muchos años dure.
Y que, ya anciano, arribes a la isla,
rico con cuanto obtuviste en el camino,
sin esperar que riquezas te dé Ítaca.
Ítaca te dio el hermoso viaje.
Sin ella no hubieras emprendido el camino.
No puede darte nada más.
Aunque la encuentres pobre, Ítaca no te engañó.
Tan sabio como te has hecho, con tanta experiencia,
ahora ya habrás comprendido qué significan las Ítacas.

Ítaca
Leo el poema otra vez y me quedo pensando cuántas cosas han ocurrido y de hecho han tenido que ocurrir para que yo esté hoy aquí sentada, contemplando el reino de Ulises; pensando qué he aprendido en el camino y si realmente me he hecho sabia en algún modo, si he adquirido toda esa experiencia que es condición imprescindible para comprender, para saber qué significa. Ítaca no me engañó, no puede darme nada más, porque ya me ha dado todo el camino que he recorrido hasta sus costas.

Cuando emprendes un objetivo, cuando diriges a él todas tus fuerzas y tus energías, cuando te implicas y te involucras hasta la última célula, muchas veces el proceso más determinante para tu vida no ocurre cuando lo consigues. Lo que te cambia y hace de ti alguien diferente es todo ese esfuerzo que pones, tu capacidad para cegar al Cíclope y huir con vida de su cueva; tu éxito a la hora de resistir el canto de las sirenas, fuertemente atado al mástil de tu nave… Lo que cambia una vida es esa decisión de emprender el viaje: una decisión que no admite arrepentimiento ni pasos atrás, esa que se lleva hasta las últimas consecuencias pase lo que pase.

Aquí en Ítaca me veo en la obligación de marcarme una nueva meta: una que de nuevo desearé que sea larga, que me llene de experiencias y conocimientos. Porque ahora ya sé que no debo temer nada si no es mi ánimo y mi disposición la que pone en mi camino los peores obstáculos. Que todos los demás serán siempre superables y que más allá de todas las dificultades debo seguir aprendiendo de los instruidos, debo seguir disfrutando de los mercados fenicios, del ébano y del coral, que no debo nunca dejar de descubrir nuevos y sensuales perfumes.

Tal vez en el próximo periplo me aguarde el naufragio o tal vez no, pero enÍtaca2 mi voluntad está el comprobarlo, el no dejar que las sirenas me hagan detenerme atraída por su canto vacío. No me tiraré al mar como el resto de la tripulación, no me quedaré en cómodas y placenteras costas comiendo de la flor de loto mientras olvido por qué había emprendido el viaje y qué me aguardaba una vez que lograse completarlo.

Todo lo que has vivido ha comenzado porque tú mism@ te pusiste en el camino de algo; una meta que deseabas, un horizonte hacia el que comenzaste a navegar con entusiasmo. Ahora es el momento de pararte a pensar si aun sigues remando hacia Ítaca o si te has detenido en una de las islas dispersas por el camino, si has caído en la trampa y has olvidado que sólo en el viaje hacia aquel sueño podrías de verdad llegar a ser quien tú querías, o si te has conformado con ser otra persona, en otro lugar, con otro destino.

Pero no precipites el viaje en absoluto.

Ahora ya habrás comprendido qué significan las Ítacas.

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo Autodeterminación, Reflexiones, Viajes

18 Respuestas a “LO QUE SIGNIFICAN LAS ÍTACAS

  1. Si, muy bonito. Si tu llegaste a tu Itaca antes de los treinta anos tal vez todavia te espera mucho camino para disfrutar y sufrir y todavia otra Itaca

    Me gusta

  2. Alita de pollo

    El poema de Itaca es absolutamente genial, yo lo conocí a través de una viñeta de ZenPencils, un blog que SE que te va a gustar, porque transmite a través de dibujos todos esos valores que tanto nos gusta predicar a los que estamos en trámites de eso….de vivir al máximo 😉
    http://zenpencils.com/comic/131-c-p-cavafy-ithaka/
    Insistiría también en cambiar la meta de vez en cuando, y plantearse llegar a otros sitios una vez lleguemos a ítaca. Si hay algo más importante que llegar es aprender durante el camino, eso es lo que nos aporta realmente valor y de lo que va el poema, progresar constantemente!

    Me gusta

    • Hola Alita!

      Ahora mismo tengo una conexión bastante mala y no me carga la página, pero tal como me la pintas, yo también SÉ que me gustará. ¡En cuanto pille un wifi decente la devoro!

      Yo conocí el poema (o más bien lo re-conocí) a través de un amigo de la infancia que me lo “regaló” hace ya unos cuantos cumpleaños. Y sí, él también supo y acertó.

      Estoy de acuerdo contigo y con nuestro amigo Constantino en que, aunque el camino debe ser largo, rico en experiencias y conocimientos, las Ítacas deben ser plurales y seguir arribando a puertos más lejanos y desconocidos.

      Gracias por pasarte y sumar más al texto.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Madre mía, qué bueno!. Me ha encantado, creo que lo volveré a leer pasado unos días… que ahora ando de cambios. Sencillamente genial. Un saludo 🙂

    Me gusta

    • ¡Muchísimas gracias, Natalia! Me encanta aue te encante. Si estás de cambios no podría ser mejor momento… ¡toca focalizar bien el viaje!

      Mucha suerte con lo que estés emprendiendo.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  4. Me parecen preciosos y muy acertados los paralelismos que dibujas entre tu vida y el poema.
    Opino que lo más importante no es Ítaca sino el viaje. Ítaca es una excusa, fenomenal excusa, que te obliga a emprender y continuar el viaje. Lo primordial está en el camino, en lo que encuentras y en tu manera de recorrerlo. En la transformación que acontece al viajero entre la salida y la meta.
    El fin último sería transcender a Ítaca. Poner todo nuestro esfuerzo y disfrutar de lo que nos ofrece el viaje sin necesidad de que exista un destino. Aquí dejo un poema de Manuel Machado que habla del camino, de la gran travesía que es la vida.

    Es el camino de la muerte. 
    Es el camino de la vida… 
    En la frescura de las rosas
    ve reparando. Y en las lindas
    adolescentes. Y en los suaves
    aromas de las tardes tibias. 
    Abraza los talles esbeltos
    y besa las caras bonitas. 
    De los sabores y colores
    gusta. Y de la embriaguez divina. 
    Escucha las músicas dulces. 
    Goza de la melancolía
    de no saber, de no creer, de
    soñar un poco. Ama y olvida, 
    y atrás no mires. Y no creas
    que tiene raíces la dicha. 
    No habrás llegado hasta que todo
    lo hayas perdido. Ve, camina… 
    Es el camino de la muerte. 
    Es el camino de la vida. 

    Me gusta

    • “No habrás llegado hasta que todo lo hayas perdido…”. ¡Te echaba de menos por Ítaca, Paco! Siempre sumando y haciendo aportaciones que realmente lo son y ensanchan los sentidos.

      Me ha encantado el poema, no lo conocía… ¡y no entiendo por qué! Supongo que para que pudiese llegarme en tan buen momento como este.

      Creo que por mi forma de ser, tan volátil y etérea (osea, que soy selenita perdida) estoy bastante cerca de eso, pero creo que me costará renunciar a mi debilidad por las Ítacas.

      ¡Un abrazote!

      Me gusta

  5. Jolin con tanta poesia a modo de comentario ya no sé que decirte!!! jajajajaja

    Que yo siempre pido que los caminos sean largos, pero más que tener que mirar hacia dentro a mis monstruo prefiero hacerlo en la mejor compañía…hay un proverbio africano que dice “Si quieres ir rápido ve solo, pero si lo que quieres es llegar lejos ve acompañado” ❤

    Me alegra de haberte encontrado en la senda, tú a veces vas más rápido, con tu bici y esas piernas fuertes, pero cuando te pares a reponer fuerzas nos encontraremos bajo la sombra del sauce llorón.

    Eres amor, y por ello te quiero en mi vida.

    Chuuu!!

    Me gusta

    • Pues para estar ya toda la poesía comentada te las has arreglado para llegar a la fibra esa blandita y sensible de debajo del sauce, jajajaja. No voy a decir “gracias” (que es ese respuesta horrorosa de cuando alguien te dice algo precioso y tú y no sientes lo mismo y además eres un ciborg sin corazón).

      Te voy a decir “¡y yo a ti más!” xDDD

      Un abrazo muy grande Carozóndemelón, de melón melónmelónmelóooon, Carozón!

      Me gusta

  6. Silvia

    Itaca es el destino donde descansan nuestros sueños, la representación de la felicidad y la plenitud, pero como tantos sueños que se precien, es en el camino, donde nuestro guerrero se crece y hace camino al andar… El entusiasmo por la vida, la visualización de ese ansiado destino, la fuerza interna fruto de la ilusión, la satisfacción de actuar según tus principios.
    El ser, sentir, sonreír, entender, y encajar muchas piezas que hacen completar el puzzle…
    El hacer todo eso con coherencia pero con una pizca de locura, el saber que el destino es un libro en blanco que vamos escribiendo nosotros, el ser conscientes del verdadero poder de nuestras elecciones, y la generosidad que das y recibes en el camino que marca la diferencia …
    Escribo desde el móvil de forma impulsiva y desordenada, pero sintiendo que el camino a Itaca es el que he aprendido a disfrutar, y el que contribuye día a día a ser la que soy hoy…
    Gracias universo por darme los recursos para viajar a Itaca porque el camino es mi verdadero destino
    ;))
    Un abrazo
    Silvia

    Me gusta

    • ¡Hola Silvia!

      Te echaba de menos por aquí 🙂 Ha sido un desorden caótico maravilloso y he disfrutado de todas y cada una de las paradas de tu tormenta de ideas. Además me son conocidas, queridas y buscadas, y coincido contigo en que todas ellas son, están y van a Ítaca. Se nota que estás en el camino y se agradece infinito que compartas también el mío.

      ¡Un abrazo muy grande!

      Me gusta

  7. Este poema ha sido mi fuente de inspiración desde que tenía 20 años. Ahora tengo 42 y cada vez que me encuentro con una adversidad que creo que no voy a poder superar, lo leo una y otra vez, hasta lograr mirar de nuevo el mundo con un poco de sentido.
    Las fotos son también espectaculares. ¿No serán la bahía de Pollença?

    Me gusta

    • La verdad es que es uno de esos textos que con los años van ganando más y más significado. Recuerdo que la primera vez que este poema cayó en mis manos, en clase de griego clásico, en el instituto, me pasó inadvertido. No me extraña… no tenía suficientes experiencias ni conocimientos para comprender qué significaba. Cuando volvió a mí unos años después de mano de aquel amigo fue como una revelación y desde entonces, igual que te sucedió a ti, para mí es una referencia ineludible cuando las cosas se ponen complicadas.

      Las fotos están tomadas en Grecia. La de la cabecera, en la que salgo con los brazos desplegados es de la playa de Myrtos, una de las 10 más bellas del mundo, en Cefalonia… también hay una del puerto de Ítaca desde lo alto… Un poco de todo, pero todas en Grecia 🙂

      Me gusta

  8. No conocía el poema, muy inspirador ¡Como todo lo que siempre encuentro escrito en este blog!
    Yo tengo un carácter algo bipolar, no literalmente, más bien en el sentido de adaptación. Sin darme cuenta, tan pronto me encuentro apoltronada y cómoda, alejada de mi Ítaca, como me encuentro remando a todo lo que doy en la dirección correcta. No sé, navegar por este mar social y llegar a puerto sin terminar convertida en una cínica se me plantea por momentos como un terreno algo escarpado ¡pero sigo remando!
    Me alegra leer que tú has tenido la entereza de llegar a destino, tal y como te lo habías planteado. Supone un rayo de esperanza en un paisaje lleno de sombras algo perturbadoras 🙂
    Muy chula la entrada y las fotos son geniales, pareces la viva imagen de la libertad 🙂

    Un saludo!

    k.

    Me gusta

  9. SAYLEEN

    Muy hermoso poema y con una enseñanza increíble. Qué es para ti emprender un viaje??? Esa pregunta tenemos que hacérnosla todos en algún momento de nuestras vidas y qué bonito que lecturas como estas nos contesten esas situaciones en las que a veces necesitamos reflexionar de cuáles son nuestras Itacas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s